Cuando te enamoras sobre alguien por sus zapatillas

Cuando te enamoras sobre alguien por sus zapatillas

bueno mi primer post le dejo un pequeno relato espero q les guste

Sobre cuando tus amigos se empenan en que “buena” esta aquella, que “cuerpazo” posee esa o que “guapa” seri­a aquella, y sin embargo, a ti te da lo mismo porque eres un fetichista, desplazandolo hacia el pelo lo principal que miraras son sus precio misstravel pies.

Pues bien, estabamos en hogar sobre un amigo celebrando su cumpleanos en una clase de fiesta privada. Yo estaba alla, y Luis nunca hacia mas que decirme exactamente lo

– ?Te has fijado que gran esta Lucia en la actualidad? – me dijo.

– Si, la certeza podri­a ser en la actualidad esta bastante buena.

Mentia. Nunca era lo que verdaderamente pensaba, porque no me gustaban los zapatillas que llevaba. Asi­ como es realidad, como yo soy fetichista, seri­a el primer requisito fundamental. Pero yo debido a habia calado mi observacion en una diferente chica, la femina que tampoco era un bellezon ni sobresalia, No obstante ahi estaba con unos zapatillas de tacon sobre 12 cm. sobre plataforma, de color negros, y no ha transpirado eso Ahora me habia cautivado. Se llamaba Marta, la conocia sobre vista, pero De ningun modo habia hablado con la novia. A mi se me ponia dura sobre solo pensar la cifra sobre cosas que podria elaborar con sus zapatillas.

Querria haberme acercado an ella, emprender una conversacion, y haberle dicho que zapatos tan bonitos llevas. No obstante a mi nunca se me daba bien descubrir chicas, digamos que no es mi don. Todavia de este modo, ocurrio una diferente cosa demasiado preferiblemente. Nos pusimos a jugar a botella, asi­ como algunas de estas invitadas se descalzaron desplazandolo hacia el pelo dejaron las zapatillas en el banera, mi amigo les habia expresado que los dejaran alli (mi amigo no sabia nada, no era mi compinche, No obstante me caldo sobre perlas). Asi que aproveche Con El Fin De

– Un momento, voy al banera, seguid jugando desprovisto mi.

Abri la paso del bano, encendi la brillo, cerre la puerta, y no ha transpirado mire hacia debajo. ?Alli estaban casi todos los zapatos de estas invitadas! Os imaginariais como tenia el polla luego sobre ver eso. No obstante a pesar de los numerosos pares de zapatos que habia, busque aquellos de 12 cm. negros, las sobre Marta. Y no ha transpirado alli estaban. Levante la tapa del bater con el fin de que hiciera sonido y no ha transpirado pensaran que estaria haciendo mis necesidades, aunque en seguida me arrodille, me agache, cogi los zapatillas sobre marta, saque la idioma, desplazandolo hacia el pelo los lami. Los bese. Los oli. ?Que maravilla! Tenia el falo muy severo, me estaba poniendo demasiado. Nunca lo calcule con exactitud, aunque debe sobre conducir aproximadamente unos cinco min.. No obstante queria pasar un escaso mas sobre rato con los maravillosos zapatillas, asi que las cogi y no ha transpirado las meti dentro sobre mis calzoncillos, restregandolos por mi pene. No obstante necesitaba mas, estaba extremadamente cachondo, y no ha transpirado necesitaba correrme. Mismamente que me la saque, me la masturbe mientras mi miembro viril tocaba el blando tacto de el cuero de esos zapatos, asi­ como. me iba a pasar. Mismamente que no tenia ningun otro lugar donde echarlo, desplazandolo hacia el pelo opte por echarlo adentro de las zapatillas.

“?Mierda!” Pense. Por motivo de que me iban a pillar. No conozco cuanto lapso le podria quedar a esa fiesta, aunque no mas de 2 horas. Y no ha transpirado nunca me habia corrido en el interior sobre un zapato, nunca sabia cuanto lapso tardaba en solidificarse eso, sin embargo nunca creo que en 2 horas o menos estuviera sin humedad.

Coloque mas o menor las zapatillas en la posicion que las habia cogido, asi­ como entretanto los estaba dejando, oi la camino de el banera. ?Alguien estaba entrando al banera!

Me levante desplazandolo hacia el pelo me puse tan rapidamente como pude en la taza de el bater. ?Joder! Tiene que ser la jurisprudencia sobre Murphy, como cuando te estas masturbando en residencia, desplazandolo hacia el pelo justamente dispone de que entrar alguien, desplazandolo hacia el pelo En caso de que te estas masturbando, no entrara ninguna persona en al completo el fecha, pues lo cual igual.

Era Luis, debio de notar que hice algun movimiento anormal al acceder, pero nunca creo que llegara a sospechar nada, por lo menos nunca de eso. Entro diciendo que

– ?Te ha ayer algo? Llevabas mucho lapso en el interior, desplazandolo hacia el pelo pensabamos que te encontrabas mal por el alcohol, asi­ como he venido a ver si estabas bien. ?Te queda abundante? Podri­a ser Lucia se ha Ya penosa, y no ha transpirado es urgente que entre al bano. ?Te importaria proceder ya?

– Si no te preocupes, bien identico salgo.

?Pues claro que me importaba! Si salia bien, dejaria ahi las zapatos con la corrida desprovisto limpiarla, aunque En Caso De Que esperaba mucho lapso mas, empezarian a sospechar que alguna cosa extrano estoy realizando alla adentro. Asi que sali, dejando la corrida ahi, era la posibilidad mas factible, asi­ como esperar a que la suerte o el destino secaran el semen tan corto igual que sea posible.

Lucia se tiro igual que cuarto sobre hora vomitando, asi­ como eso permite caer un mito, sobre alguien que se supone que esta gran, verla en esas condiciones la quita ese aspecto sexy que ha tenido invariablemente. No obstante, yo seguia en mis pensamientos, pensando alguna forma sobre limpiar la corrida discreta y no ha transpirado rapidamente. Esperaria a que Lucia acabara, asi­ como Ahora entraria despues.

Sin embargo las cosas nunca son igual que en los cuentos, al partir Lucia del banera, Marta y no ha transpirado dos amigas suyas mas, dijeron que se iban a acompanarla a morada, y que ya nunca volvian. Eso me ponia en un gravisimo aprieto, ya que ni En Caso De Que quiera se habria secado el semen sobre sus zapatillas, y se los tendria que poner, ?ya!

Marta cogio sus taconazos negros, con mi agasajo adentro de las zapatillas, las llevo al salon, asi­ como los tiro al suelo descuidadamente, se sento desplazandolo hacia el pelo se dispuso a ponerselos. Yo observaba la escena con el corazon vibrando a mil por hora, con el rabillo de el agujero mirando hacia ella asi­ como como se pondria sus zapatillas, nerviosisimo. Aunque justo cuando se los iba an asegurar, un prodigio ocurrio

– ?Eh, Marta! Me he traido dos manoletinas, no las voy an usar lo digo por En Caso De Que las quieres. – le ofrecio la amiga suya.

– No, descuida, me apetece avanzar con tacones.

No comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *